logo
El comienzo

imagen

El haberme encontrado con el Psicoanálisis es un recorrido que, posiblemente es viable decir que han pasado muchos años, 20 para ser exactos. Sin embargo, ese recorrido en cuestión del aprendizaje y los desafíos a los que a cada paso invita, los cuestionamientos surgidos en el diván de mis analistas y, ahora detrás de él, las lecciones generosamente brindadas y los descubrimientos sesión tras sesión, hacen que crezca esa búsqueda por seguir investigando, cuestionando, estudiando, puesto que hoy en día no sólo es una profesión, sino que ha llegado a ser toda una forma de vida.

Pensé en este espacio como la posibilidad de escribir, de tener otros espacios para pensar, en donde no forzosamente se limitara a los lugares académicos, sino que se lograra continuarlos más allá. El poder tener ese lugar de reflexión, de escritura, para continuar hablando sobre Psicoanálisis, sobre sus diferentes corrientes, encuentros y divergencias.

Por otro lado, lo pertinente a reconocer en este momento, es que los textos que gradualmente irán nutriendo este espacio evitarán, en la medida de lo posible, la tentación a hacer de ellos sólo un cúmulo de tecnicismos, una balumba de datos que confundan a cualquier lector, recurso con los que algunos autores – colegas o no – intentan revestir sus escritos de un rigor académico. El objetivo personal, es poder plasmar las ideas de forma clara, sin que se haga indispensable esos elementos para poder articular un texto sobre Psicoanálisis.

Si bien, en su momento se aspira a incluir textos más sólidos teóricamente hablando, no se deja de lado la posibilidad de hacer publicaciones cortas, más encaminadas a la divulgación, incluso con la posibilidad de clarificar aspectos que son usados de forma cotidiana y que se llega a mal entender su sentido.

Esto &úacute;ltimo, es en buena parte una preocupación personal ya que si de entrada, el dolor psíquico se busca evitarlo, es claro que en México no hay una cultura del análisis; al contrario, lo que abunda son alternativas que proponen su eliminación, erradicación, generalizando los signos y síntomas, llevando a los sujetos a tomar alternativas que sólo constituyen un recurso paliativo para ese sufrir, intento en el cual, lo que alcanzan son un par de “etiquetas” de lo que otro dijo de su padecer.

Por el contrario, el Psicoanálisis aspira a que sea el mismo analizante, a través de su discurso que sea él mismo quien llegue a colegir las asociaciones y, en particular el origen de lo que lo hace sufrir. Este se rige por una lectura de lo singular de cada caso, de cada historia de vida, del despliegue de la transferencia, permitiendo – al contrario de la clínica en medicina – que el síntoma hable y poniendo de el acento en la responsabilidad subjetiva del analizante con respecto a ese su padecer.

En este marco, los síntomas son el recurso para una intervención resolutiva y lograr un cambio de la posición del sujeto ante los factores involucrados en ese sufrimiento psíquico.

Lo anterior, será en buena medida las líneas que se buscará explorar y desarrollar en este espacio para seguir pensado en y desde el Psicoanálisis.

REGRESAR
               
Valid XHTML 1.0 Transitional
eXTReMe Tracker
webmaster: www.meximex.com