logo

LO QUE EL PSICOANÁLISIS OFRECE


Es preocupante ver que en la actualidad, la mayoría de las personas ante un desafío, por ejemplo aprender un idioma, buscan la alternativa más "fácil" y más "rápida" dejando de lado que es una elección y que la ganancia final será aún mayor por las posibilidades que de esta incorporación de conocimientos se pueden presentar. Lo mismo sucede en cuestión del bombardeo de información que los medios convencionales hacen para fomentar el consumo de un producto de moda, por ejemplo para bajar de peso, no importando los riesgo a la salud y negando el trabajo que es indispensable hacer al comprometerse con uno mismo en un beneficio para la propia salud.

¿Qué podemos esperar para la cuestión afectiva? ¿Productos de "moda" que ofrezcan la respuesta a nuestros vínculos? ¿En lugar de buscar una comprensión de lo que en la subjetividad de cada uno nos obstruye socializar y lograr una relación de pareja, tratamos de conseguir un perfume de feromonas para atraer al otro? ¿Si atravesamos una crisis de vida, que sea otro el que nos diga cómo resolverla, alcanzar la felicidad y dejar de sufrir, eso sí de forma fácil y si es gratis, mejor?

El Psicoanálisis no sólo se enfrenta a un tiempo donde lo que está de moda es la comodidad y el menor esfuerzo para construir la vida. Un tiempo donde lo que se deja de lado son los afectos y sólo se pretende, si son displacenteros, erradicarlos de forma que no estén presentes. No obstante, es justo por el conocimiento de la vida afectiva que podemos crear y con ello, avanzar mucho más allá de los límites que nos autoimponemos.
Para muchos, por desconocimiento de lo que es el Psicoanálisis, creen que sólo buscan ayuda los que están "locos" o los que se conforman con decir "yo, no necesito, sólo puedo". Cuando en realidad quienes inician un tratamiento son los que tienen esa capacidad no sólo intelectual sino emocional para confrontarse consigo mismos y los que verdaderamente buscan aprender a amar sin "lastres" (como por ejemplo: inhibiciones, miedos, obsesiones, prohibiciones, duelos, conflictos que vienen a través de las generaciones en la familia, dependencias afectivas, etc.) que a la historia personal de vida se le adhieren y le hacen cargar a cuestas, desconociendo de qué forma y el por qué siguen presente, cómo afectan al momento actual de vida; sólo sabemos de ello por sus resultados, por sus efectos, por esos síntomas que nos hacen sufrir y que no era lo que se esperaba.
¿Por qué hablar de amor y de Psicoanálisis? Porque el amor permea en todos los aspectos de la vida y, desde la primeras etapas es, justamente el primero, el amor a la madre lo que nos catapulta a la vida afectiva, puesto que es ahí donde se gesta la capacidad afectiva que después tendremos para los vínculo futuros.
Así como los enamorados de lo último que quieren < saber > es del amor, puesto que sólo buscan vivirlo, abandonándose al vuelo vertiginoso y en búsqueda de mayor cantidad de adrenalina para sentirse más enamorados, de la misma manera actúan aquellos que buscan la respuesta <fácil> y <comoda> a lo que pasa en la vida, cegándose y autolimitándose en la búsqueda de no sufrir, al no intentar nada para comprender qué es lo que en realidad está sucediendo.
El riesgo, es que esos senderos sinuoso de nuestros afectos son justo el momento en que más expuestos al sufrimiento estamos, ya sea por no elegir bien a la pareja, por no poder separarse de la familia, por no sentirnos suficientes para el otro. Al paralizarnos las combinaciones pueden ser múltiples, el resultado el mismo: sostener la situación que nos hace sufrir.
El amor (a la familia, a alguno de los dos o a ambos padres, a la pareja, a un enamorado), nos hace sentir ambivalentes, causa placer y dolor, ambos en un mismo acto que crea y destruye, en un ciclo de emociones que se renueva y que nos conduce al interminable ciclo de la vida.

Para el Psicoanálisis, el ser humano es poseedor de una falta, es decir que es un ser incompleto, movido por su deseo, en perenne búsqueda de eso que no tiene. A la luz de esta propuesta, el enamorado supone que halla en el otro que ama, aquello que ha buscado y necesita. Así el amor, sería el paliativo a la falta que subyace en cada sujeto, incluso hasta el grado de intentar una posibilidad completarse con el otro, creando la ilusión para los amantes de vivir en una plenitud negadora de la castración y dela muerte. Todo lo que cuestione esta posibilidad, se convierte en una resistencia al cambio verdadero y la verdadera alternativa de amar de forma libre.
Es por ello que, el Psicoanálisis nos recuerda dónde está el auténtico valor en la vida, ofreciendo la alternativa para comprender lo que nos está pasando y así, construir opciones más sanas para crear, sostener o descontaminar nuestros vínculos.

Así al iniciar un tratamiento, su alcance no se reduce al conflicto actual, sino que aspira a que el analizante comprenda de sus motivaciones inconscientes, de lo que provoca dolor, de su responsabilidad jugada en ello, del costo de sus elecciones, de los mandatos inconscientes a los que ha estado sujeto, de las lealtades que rigen sus vínculos y le impiden avanzar para lograr tener una vida más plena.

               
Valid XHTML 1.0 Transitional
eXTReMe Tracker
webmaster: www.meximex.com